Mostrando entradas con la etiqueta Anexo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Anexo. Mostrar todas las entradas

martes, 1 de enero de 2019

BIBLIOGRAFÍA PESADOS ARGENTINOS

Si usted está interesado en adquirir alguna de las publicaciones citadas aquí abajo, póngase en contacto enviando un mail a la siguiente dirección: esteban_rc08@hotmail.com
Garantizamos excelente calidad y muy buen estado.

SECCIÓN NACIONALES MANUALES Y AFINES
Auto hileradora Monsa
Senor B3
Vassalli 900 / 900 RG
Vassalli 1200 / 1200 H
Vassalli 910 M / 910 Lider
Vassalli 1200 (catálogo de repuestos)
Vassalli Maicero (varios)
Vassalli 3-16 / J.M.R.
Vassalli 3-16 / J.M.R.
Vassalli 3-16 / J.M.R.
Vassalli 3-16 / J.M.R.
Vassalli recolector de 3 surcos
Recolector de hileras Vassalli
Don Roque RV 125 M
Don Roque RV 150 M / 150 Hidro
Implemento para juntar y desgranar maíz (1953/54)
Recolectora de maíz Maizco MJM
Rotania N8S/c
Forzani
Di Tullio
Recolector Mainero
Boffelli J24
Recolector Druett
Giubergia Favorita
Giubergia Preferida
Giubergia Super G-66
Juntador de maíz Giubergia
Giubergia Super
Daniele
AuMec 1070
Bernardin M19
Bernardin M20 / M21
Santiago Puzzi N°1
RyCSA A-17
RyCSA A-17 (manual motor Diesel)
RyCSA (manual repuestos motor Bedford)
Migra S-22 T.P. 7 a 26 surcos
Recolector de maíz Senor
Schiarre 12 D / 14 D
Jufehert 5 surcos
Schiarre RD 60
Holder E11/E12
Deutz A70
Tractor Pampa T01
Fiat 411
Fiat 700
Fiat U-25
John Deere 730
John Deere 3530 / 4530
John Deere serie 20
Catálogo de Repuestos JD 3420 (gracias Agustín Reynal)
Manual taller JD 1420/2420/3420/4420 (gracias A. Reynal)

OTROS (IMPORTADOS)
MWM KDW 415
tractor Deutz F2L514 (alemán)
Massey-Harris N° 6. Swather 16' (1950-51)
Massey-Harris N° 27 cosechadora (1951)
Massey-Harris N° 11 / N° 27 / N° 26 / N° 222
Massey-Harris N° 2
Massey-Harris 25
(consultar modelo)
Cosechadoras "Advance-Rumely" (Allis Chalmers)
Allis Chalmers "60" all crop harvester
McCormick N°10
McCormick N°4
McCormick 103RS
Massey-Harris N° 26 / N° 27
Allis-Chalmers "A"
Allis-Chalmers "U"
Allis-Chalmers "M" / "WM"
Baldwin
Continental S 4 (Massey Harris)
Massey Harris (N° 26 / N° 27)
International Harvester N° 3
Deering G-2
Deering N° 1R
Zetor 25

martes, 16 de enero de 2018

Anexo: documentos fabricación de tractores Deutz

Según la revista Agro Nuestro, de 1962: "El campo necesita con urgencia los créditos de fomento, declaró el Ingeniero Carlos Llorente, jefe de ventas de DeCa Deutz".
"- ¿Cómo cree usted que pueda resolverse el problema de provisión de nuevas unidades mientras subsista la congelación de créditos de fomento agropecuario?
- No podemos engañarnos; creo que debemos hablar con franqueza. De no existir créditos para la adquisición de tractores o maquinarias agrícolas, sólo veo dos posibilidades: que el productor adquiera las unidades sin financiación, o que esa financiación esté a cargo de los distribuidores o fabricantes. Como es fácil apreciar, ninguna de esas posibilidades existen en el momento actual. Por un lado, el productor se encuentra descapitalizado como consecuencia de la política de precios seguida desde hace ya años y por el otro lado, ni los distribuidores ni los fabricantes pueden entrar a financiar ventas a largo plazo. No es función del distribuidor o fabricante la financiación a mediano o largo plazo y además existen las dificultades insalvables para conseguir en el mercado de capitales argentinos, dinero en volumen suficiente y a un interés razonable. Por lo tanto creo necesario recalcar la necesidad de los créditos oficiales de fomento agropecuario con una condición "sine qua non" para incrementar el volumen de nuestra producción agrícola-ganadera, política que es la que siguen los países que han deseado aumentar su producción.
- ¿Ha pensado Otto Deutz en encarar una parte de la distribución de sus unidades por medio del movimiento cooperativo?
- Es un problema que lo hemos estudiado, pero creo que es a través del concesionario que se debe realizar la distribución, para que éste pueda asegurar un servicio eficiente. La venta de un tractor es algo más que la simple entrega de una máquina y creo que sería muy complicado para una cooperativa el poder ofrecer todas las marcas que hay actualmente en plaza, y al mismo tiempo encargarse de la venta de los repuestos para todas esas marcas y del servicio para ellas.
No se puede olvidar tampoco el problema que les ocasionaría el tener que tomar tractores usados como parte de pago. Creo que la función social que deben llenar las cooperativas es necesario que se extienda a muchos campos; no obstante estimo que es mucho pretender canalizar todas las actividades a través de las cooperativas.
- ¿Cree usted que un productor agropecuario "medio" esté actualmente en condiciones de adquirir un tractor, frente a los márgenes inestables e inciertos que obtiene de su producción?
- Tal vez no corresponda hablar de los márgentes inestables e inciertos; más bien creo que en algunos casos por distintas razones estos márgenes no son lo suficientemente remunerativos. A pesar de ello, creo que el productor agropecuario medio, si tiene una explotación suficientemente equilibrada y diversificada, tiene sumo interés en adquirir su tractor, esto prueba de que lo considera necesario y además conveniente. Ello no siginifica que esté en condiciones financieras para afrontar una operación de esta importancia, y es por esto que debo insistir en la última parte de mi respuesta a la primera pregunta, es decir, la imperiosa y absoluta necesidad de que exista un sistema crediticio que ayude al productor agropecuario.
La lluviosa mañana del 26 de octubre en Haedo (Gran Buenos Aires) no logró restar brillo al acto central con que Deutz-Cantábrica, Fábrica de Tractores y Motores, procedieron a inaugurar la nueva y monumental planta de 23115 metros cuadrados cubiertos, que de ahora en adelante y bajo la sigla comercial de DECA, dará un vigoroso impulso a la fabricación en Argentina de los prestigiosos tractores Otto Deutz y de motores de la misma línea para otras aplicaciones en el campo y en la industria. Al filo del mediodía arribó a la fábrica el presidente de la Nación, doctor José María Guido, acompañado por el jefe de la casa militar; su edecán de turno; el secretario de Industria y Minería, ingeniero Meijide; el interventor federal en la provincia, doctor Trigo Viera; el embajador de Alemania; el presidente del Banco de la Nación y otras altas autoridades.
Fue recibido por el presidente de DECA (Deutz-Cantábrica, firma argentina), doctor Horacio N. Bruzzone, el presidente de la empresa alemana Klockner-Humboldt-Deutz AG de Colonia, doctor Heinrich Jakopp y otros altos directivos de DECA, a quienes rodeaban más de 200 agentes concesionarios argentinos.
ASISTIÓ EL PRESIDENTE GUIDO AL ACTO INAUGURAL DE LA MODERNA PLANTA LEVANTADA POR DECA S.A.
Enclavada en un denso sector industrial de Haedo, la nueva planta habilitada en el país para la fabricación de tractores y motores de la línea Deutz, de Alemania, se asienta sobre un casco de 12 hectáreas, de las que emergen, en un solo y altamente moderno "block", los 23115 metros cubiertos, bajo los cuales se han montado las matrices de máquinas de más avanzada técnica.
El enviado especial de AGRO NUESTRO fue testigo presencial de la forma elogiosa con que el presidente de DECA se refirió a los 909 técnicos y obreros argentinos que sirven la planta, al señalar su alto grado de preparación para el desarrollo de sus tareas específicas y a su natural predisposición para absorber inmediatamente los más modernos métodos del trabajo en serie, en base a serios estudios de rendimientos. El doctor Horacio N. Bruzzone se mostró sumamente confiado en la mano de obra argentina a la que considera un serio respaldo para una inversión de 540 millones de pesos, que tal es el capital constituido por DECA (50% de La Cantábrica y por otro lado de la casa matriz de Colonia, Alemania).
Muy cerca del ingeniero Ernesto P.J. Schwarzbock, vicepresidente de DECA, y del ingeniero Llorente, de alta jerarquía en el departamento de comercialización, nuestro enviado especial sacó en conclusión que la capacidad de producción de esta planta es de 4000 tractores anuales y 9000 motores de diverso tipo, en el mismo período. La producción actual es algo inferior a la normal: 3500 y 5200, respectivamente. La totalidad de los tractores fabricados en el país, desde 1960 en adelante, alcanza a 7200 unidades, todas ellas en servicio activo.
Quizás lo más importante en señalar, a este respecto de datos de fabricación, sea el porcentaje de integración nacional al que se ha llegado, que en estos momentos alcanza al 67% de materias primas argentinas para el tractor y del 66% para los motores, índices altamente auspiciosos.
RED DE DISTRIBUCIÓN COMERCIAL desde que DECA inició sus actividades industriales y comerciales en el país, se dio a la tarea de ubicar en cada zona a firmas ya constituidas, con antecedentes en al distribución y atención asistencial de tractores, que fueran una garantía para la tradicional responsabilidad de Deutz ante el mercado adquiriente. Así, llegó a formar un plantel de 126 concesionarios, por intermedio de los cuales entregó 3026 tractores y algo más de 1700 motores en el término de los últimos 12 meses, mientras que desde 1960 esas cifras se elevan a 6700 tractores y 2000 motores. Para ajustar las ventas a la dinámica que obliga la producción de la fábrica, sin desestimar, por otro lado, las posibilidades muy particulares que imperan en estos momentos en el sector agropecuario, se realizó en la Capital Federa la primera convención nacional de concesionarios DECA entre el 24 y 26 de octubre, procediéndose este último día a la inauguración de la fábrica.
CONFERENCIA DE PRENSA si hacía falta una nueva demostración de las trabas que significan para el desarrollo de la economía agropecuaria la carencia de una legislación crediticia de fomento y los fondos para llevarla a cabo, esa demostración la encontró nuestro enviado especial durante la conferencia de prensa realizada en el Alvear Palace Hotel de la Capital Federal en la noche del jueves 25 de octubre.
Estaban allí los industriales, que en gran porcentaje hablaron el mismo dialecto de los cooperativistas y gremialistas agrarios, al referirse a la virtual paralización de ventas (nosotros decimos "imposibilidad de mecanizarnos" o de renovar las herramientas) por falta de asistencia crediticia al productor agropecuario. No es el caso repetir aquí las fórmulas puestas en evidencia para conjurar en parte esta situación, pues sabemos perfectamente que el campo no podrá esperar milagros que él mismo no provoque en base a su producción. El crédito aún está volcado - lo ratificó el ministro Alsogaray en Rosario hace exactamente un mes y en forma pública - a otras actividades que no son, precisamente, las agropecuarias. Confiamos, eso sí, que en la misma medida que esos fondos se vayan rescatando, se vuelquen al campo, porque su promoción y fomento es algo que ya no se puede demorar, porque la víctima de esta política crediticia anterior no se circunscribe al agro en particular sino a todo el país.
Expresó en primer término el ingeniero Schwarzböck que "la implantación de la industria del tractor es una necesidad de nuestro país, donde existe un mercado amplio y un ahorro de divisas que está en el orden de los 50 millones de dólares anuales".
Seguidamente, el orador historió el proceso que determinó la declaración de "interés nacional" para esta industria y la labor desarrollada por su empresa desde 1959, año en que inició sus actividades. Agregó, luego, que cada día se hace más necesaria la concesión de créditos para el agricultor, si se quiere alcanzar prontamente un alto grado de tecnificación en el agro, ya que "es evidente que la crisis que aletarga nuestra economía ha tenido repercusión en el campo. Además - prosiguió - los usuarios del tractor han conocido en los últimos tiempos rigores naturales que han aumentado su iliquidez". Repitió el ingeniero Schwarzböck que la necesidad de crédito satisfecha, determinó la rápida mecanización en los países más adelantados, dado que solamente así puede llegarse a la adquisición de maquinaria agrícola o de un tractor, cuyos costos suponen inversiones que el productor agrario no puede desembolsar sino a largo plazo. Volviendo al tema de los mercados locales destacó que el fabricante argentino está en inmejorables condiciones para entregar al usuario la máquina que mejor se adapte a las necesidades de nuestro campo. Destacó la fabricación en el país de 5 modelos de tractores; la aplicación universal del motor fabricado por DECA a las más distintas necesidades y la posibilidad de usar el motor del tractor para otros usos.

sábado, 6 de enero de 2018

Folleto de aplicaciones motor Bedford SN-46

Folleto original de la época (enero de 1974) y publicidad de principios de los 60's. Utilizado con importante éxito en maquinaria agrícola, principalmente cosechadoras.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Anexo: Pauny 80 F / 80 V

Según se aseguró a Pesados Argentinos: "Es italiano puro, motor Fiat y lo importa Pauny; la marca es la que dice ahí, donde dice Pauny by Carraro (la marca de ejes y transmisiones italiana), todo es Carraro italiano y motor Fiat.
Pauny sólo lo importa, porque Carraro todavía no tiene permiso de importación para tractores".
Este modelo, es en realidad, un Carraro Agricube en sus versiones "Frutteto" y "Vigneto".
PUESTO DEL CONDUCTOR OOS plataforma suspensa, insonorizada, sobre 4 soportes anti vibratorios; protecciones delanteras antivuelco dotada de barra antivuelco trasera inclinable; volante Fijo (base), telescópico e inclinable (opcional); asiento con suspensión mecánica en PVC (base), suspensión neumático de PVC (opcional); 1 espejo trasero LH telescópico (base), 1 espejo trasero RH telescópico (opcional); cuadro de mandos multifunción.
VERSIÓN CABINA Insonorizada sobre 4 soportes antivib., disp. en versión con ventilación y calefacción; filtro de aire opcional; volante fijo (base), telescópico e inclinable (opcional); asiento con suspensión mecánica de tela (base), neumático de tela (opcional); 2 espejos traseros externos RH y LH; cuadro de mandos multifunción.
A agosto de 2016, tenía un precio de $760000 + IVA (10,5%).

Inicio de fabricación: 2016
Fin de fabricación: 20XX
Origen: Italia

Motor: FPT F5C, Euro IIIA
Aspiración: turbocompresor
N° de cilindros: 4 en línea, verticales
Cilindrada (cm3): 3200
Par motor máximo (Nm @ RPM): 310 @ 1250
Potencia Toma de Fuerza ISO kW/hp 46/62
Incremento del par motor: 37%
Refrigeración: por agua
Sistema de combustible: inyección directa
Bomba inyectora: lineal
Filtro de gasoil: con separador de agua
Tracción: 4WD
Transmisión: sincronizada
Embrague: en seco, 11" de diámetro.
Velocidades: 12 de avance y 12 de retroceso, mediante inversor de marcha.
EJE DELANTERO: Ángulo de dirección máx. 52° - Ángulo de inclinación 8°
Tipo de diferencial Deslizamiento limitado
EJE TRASERO: Epicíclico. Relación 6 a 1
FRENOS: Accionamiento mecánico e hidráulico integrado. Configuración: disco húmedo
Sistema hidráulico: centro abierto, bomba a engranajes con salida doble. Caudal (lts/min): 61.
Toma de potencia de conexión independiente de 540RPM, 540RPM económica y 1000RPM
Levante 3 puntos categoría II con control de profundidad y esfuerzo.
Rodado trasero 420/70R28 y delantero 300/70R20
Sistema eléctrico: 12V. Batería: 1x12V 100Ah. Alternador: 80A. Arranque (kW): 4,2

ABASTECIMIENTOS
Depósito (litros): 71
Depósito con TDF delantera (litros): 50
Depósito auxiliar (opcional, obligatorio con TDF delantera) (litros): 19

sábado, 16 de diciembre de 2017

Documentos Zanello

 Folleto de la primera mitad de la década del 80', gentileza de Edwin de Feijter.
Material de Tadeo Buratovich
De fines de la década del 70', gentileza de Edwin de Feijter / Fabian Airasca.



viernes, 8 de diciembre de 2017

Anexo: Documento radicación industria de John Deere / No pudieron ser: John Deere 720

A continuación, transcribimos la nota aparecida en la edición de diciembre de 1957 de la revista Mundo Agrario. Agradecimiento especial por el material a Tadeo Buratovich (Arequito, Santa Fe).

Un nuevo aporte a la industria nacional del tractor: Desde hace algún tiempo se venido insistiendo en los medios industriales y rurales de que una de las más importantes y antiguas fábricas de tractores y maquinaria agrícola establecería en la Argentina una planta fabril para la producción de tractores. En este reportaje Mundo Agrario ofrece a sus lectores una información veras y lo más completa posible sobre tan auspiciosa noticia para la mecanización agrícola adelantada por un alto funcionario industrial.

Muy afablemente nos recibe el sr Stanley M. Madill cuando se le anuncia que un representante de Mundo Agrario desea entrevistarlo con respecto al próximo establecimiento de una fábrica de tractores en nuestro país. Como vicepresidente de John Deere Argentina S.A.I.C. que se halla en su período formativo, empresa de la cual será su gerente general, desarrolla el señor Madill una intensa actividad. Es un antiguo amigo de nuestro país desde su primera visita en 1930, en conexión con problemas sobre maquinarias para el cultivo del maíz. Desde entonces ha realizado 9 viajes a estas tierras, prolongando su estadía, en una ocasión, 2 años. Nuestro entrevistado, con natural gentileza, se dispone a contestar nuestras preguntas.

- ¿Cuál es, sr Madill, el plan industrial que ha llevado a la empresa norteamericana a establecer una planta fabril en la Argentina?
- Desde hace casi 3/4 de siglo, la firma John Deere es una de las principales proveedoras de maquinaria e implementos agrícolas de la Argentina. En sus laboratorios y departamentos de ingenieros especializados, se estudian los problemas que plantean las condiciones locales de ciertas agriculturas. La Argentina, que durante tantos años ha sido uno de nuestros principales clientes de ultramar, ha recibido la dedicación especial de nuestros diseñadoras, y de ahí el famoso rendimiento de su maquinaria en estas pampas. Como jefe de ingenieros de la empresa, he seguido de cerca el estudio de esos problemas y la búsqueda de sus soluciones. La producción agropecuaria de este país no ha llegado a su nivel de saturación: muy al contrario, le está reservado un futuro mucho más brillante. Pero su posición privilegiada en los mercados mundiales se basará en una más completa mecanización del trabajo rural. Es una lógica imposición para reducir los costos y obtener mayor volumen de productos. Los cambios que se han producido en la moderna tecnología agropecuaria, la necesidad de aumentar la capacidad ganadera de los campos, que exige el cultivo de forrajes, el paso de la agricultura extensiva a una práctica semiintensiva, con fertilización, etc, el mayor número de explotaciones especializadas como la frutícola y hortícola, en las cuales la Argentina tiene su mayor porvenir, llevan a la imperiosa necesidad de disponer de un creciente número de tractores y maquinarias agrícolas de toda clase. Nada más lógico y justo que ese problema no sea contemplado desde un punto de vista de expansión exclusivamente comercial, sino industrial, beneficiando a la Argentina, tradicionalmente nuestro cliente, con la instalación de una moderna planta fabril para proveer esa creciente necesidad de tractores e implementos, ofreciéndole mayores oportunidades para construir un sano y estable equilibrio económico y social entre lo pastoril y lo industrial. El peligro que existe de dedicarse exclusivamente a una economía unilateral, ha sido bien comprendido por el actual gobierno argentino al fomentar la inversión de capital extranjero para la radicación de industrias. Y no hay duda que si hay una industria relacionada a la actividad básica del país, ella es la de maquinaria agrícola. Por otra parte, esas fábricas, además de proporcionar los necesarios elementos de mecanización, permiten formar en sus talleres un importante número de obreros especializados que luego prestan un valioso servicio al agro mecanizado, sea como empresarios de equipos o como mecánicos.

- Entendemos que se han hecho presentaciones para la instalación de la fábrica...
- En efecto. En diciembre de 1956, los representantes de la firma John Deere formularon una propuesta preliminar a las autoridades argentinas, declarando que la radicación de su capital industrial se basaba en la confianza que tenía la empresa, en el futuro del país, tanto económico como político. Se asumía el compromiso siempre que existieran condiciones de libre competencia, en igualdad con los fabricantes establecidos o que se establecieran, por cuanto de existir o de crearse privilegios sería antieconómico iniciar y desarrollar una industria mayor. Nada más justo que esperar un trato equitativo en una actividad tan compleja y que demanda una gran inversión de capital.

- ¿Se hicieron gestiones posteriores a la de diciembre de 1956?
- Luego de varias consultas a autoridades competentes del gobierno, la empresa John Deere hizo un nuevo estudio de la propuesta original en el sentido de ampliar el proyecto. Varios de nuestros ingenieros especialistas vinieron de los Estados Unidos y analizaron hasta qué punto las fábricas de la industria auxiliar local podrían contribuir a un programa de producción mucho más ambicioso que el que se había presentado en primera instancia. Esos estudios se iniciaron hace varios meses y continuarán por algún tiempo. Con un análisis más profundo de las posibilidades, en junio pasado se constituyó una sociedad anónima provisional: John Deere Argentina S.A.I.C., con un capital autorizado de $ 100 millones. Esta entidad dio margen a una propuesta más completa, afirmando el interés inicial de la empresa en hacer inversiones en la Argentina, ampliando el programa de producción. Esta propuesta fue sometida el 20 de septiembre pasado a estudio del Banco Central.

- ¿Podría adelantarnos, sr Madill, algunas características de ese programa de producción?
- A partir de un año de aprobado el plan, la fábrica argentina de John Deere tendrá una producción básica de 3000 tractores anuales y de una cantidad proporcional de implementos, esenciales para el mejor aprovechamiento de la capacidad agrícola del tractor. Estos implementos han sido diseñados como "partes", podríamos decir, que integran el modelo de tractor que se proyecta producir, obteniéndose una mayor eficiencia de la máquina. En el plan de producción fabril, estos implementos serán elaborados en casi 100% en la Argentina. Se importarán únicamente materias primas y posiblemente, un reducido número de componentes muy especiales que no se pueden obtener en el país o que, dado el reducido número que se necesita de ellos y elevado costo de la maquinaria que requiere su producción, representaría una inversión antieconómica.

- ¿Se contempla en ese plan la participación de la industria auxiliar?
- Por muchas razones, entre ellas la muy importante de la especialización. Ninguna planta fabril tiene capacidad de "autosuficiencia", aún en los Estados Unidos. De ahí que se estén realizando esos estudios preliminares por parte de nuestros técnicos acerca de la posibilidad de encargar a la industria auxiliar nacional alrededor del 50%  de las partes del tractor que se proyecta fabricar en el país. La empresa espera que, en base a sus especificaciones, la industria auxiliar, con la eficiencia que la caracteriza, desempeñe esa responsabilidad de contribuir con tan importante volumen de producción.

- ¿Qué tipo de tractor se piensa producir en la fábrica nacional?
- Sin perjuicio de otros planes, se piensa fabricar un modelo que es la más moderna concepción en materia de tractores. Es el 720 Diesel "John Deere", que fue presentado a fines del año pasado a la agricultura norteamericana con extraordinario éxito. Su certificado de homologación en el Instituto de Nebraska tiene el N° 594. De acuerdo con ese certificado, que como se sabe tiene un valor mundial dada la responsabilidad con que se conducen esos ensayos, su potencia máxima corregida es de 58,84 CV sobre la polea y 53,66 CV en la barra de tiro. Un hecho notable de este modelo es que su consumo de combustible es el más reducido de todos los tractores ensayados en la Universidad de Nebraska, donde se homologan modelos de todas las fuentes productoras del mundo. Se contempla la producción de 3 tipos de este modelo: el de 4 ruedas, de trocha ajustable; el triciclo para cultivo en hilera, y el de máxima altura libre para los cultivos de caña de azúcar. En el modelo "720 D" la polea forma parte del equipo normal, y es opcional la toma de fuerza, el levante hidráulico de barra oscilante y uno o dos cilindros remotos, además del enganche a tres puntos con control de carga y profundidad. Estas son algunas de las características técnicas de este tractor que prestará a la agricultura argentina, sin lugar a dudas, el mismo servicio eficiente que a la norteamericana, donde ha tenido un ponderable éxito.

- La cantidad inicial de producción de tractores indica la instalación de una planta industrial de considerables proporciones...
- Se ha calculado que la fábrica, en pie de funcionamiento, es decir, incluyendo el valor del terreno, costo de edificios, maquinarias y equipos para la fabricación, insumirá alrededor de 5 millones de dólares. El programa de financiación que se considera necesario durante los primeros 5 años de funcionamiento podrá llegar hasta los 9 millones de dólares adicionales suministrados por la casa matriz John Deere C.A., incluyendo la reinversión de todas las utilidades producidas por John Deere Argentina S.A.I.C., por un período mínimo de 5 años. Esta reinversión será destinada exclusivamente a ampliar las facilidades de producción.

- ¿Algo desea agregar, sr Madill, a estas declaraciones?
- Sencillamente y para aclarar el programa de producción de un mínimo de 3000 tractores anuales, agregaría que el material y parte del tractor provendrán de 3 fuentes: las que se elaboren en nuestra planta con materia prima extranjera y nacional, las que se procuren en la industria auxiliar del país y las que, por necesarias razones técnicas, se importen del exterior. El plan de producción contempla intensificar el volumen de las 2 primeras fuentes, mientras se reducirá, consecuentemente, el correspondiente a la 3ra, es decir, la importación de parte del extranjero. Este programa, además de proveer 3000 unidades al agro argentino, significará un ahorro de divisas de 3400000 dólares por año, en el primero de ponerse en práctica, hasta duplicar esa suma en el 5to año. La firma Agar, Cross & Co. Ltd, que ha sido distribuidora de nuestros productos durante más de 60 años, no sólo facilitará nuestras relaciones con los usuarios, sino que colaborará eficientemente, como es su característica, en la red de servicio mecánico para el nuevo tractor argentino.
No deseamos ocupar más el tiempo del sr. Stanley M. Madill y agradeciendo en nombre de los lectores de Mundo Agrario sus interesantes declaraciones, nos despedimos augurándole los mayores éxitos en la empresa que beneficiará positivamente al país en todos los aspectos de su progreso económico y social.